Comparta su corazón

Comparta su corazón

Tuve la gran oportunidad de nacer en una parte de California donde todos se miraban y hablaban como yo. La mayoría de mis amigos del vecindario eran primera generación hispanoamericanos, por lo que asumí que todos comían la misma comida y hablaban español en sus hogares, igual que nosotros.

No fue hasta que empecé la escuela que me di cuenta de que no todos eran como mi familia y yo. Recuerdo que fui al kínder y me asignaron clases de inglés como segundo idioma (ESL), ya que la escuela en ese momento no estaba acostumbrada a tener niños en la escuela que eran bilingües. La comida que servían en la cafetería también era muy diferente de la comida que comía en casa. También me quedó claro que los otros niños en la escuela no eran como mis amigos y yo, y ellos se aseguraron de que yo supiera que era diferente.

Lo que facilitó los tiempos difíciles en la escuela fue que tenía una familia que entendía por lo que estaba pasando. Me mostraron cómo navegar siendo hispanos en una sociedad estadounidense y estar orgullosa de dónde vengo. Demostraron cómo estar orgullosa de mi cultura y de mi idioma. Mis padres sintieron que era importante mantener su idioma nativo, el español, para que pudiéramos demostrar que estábamos orgullosos de dónde veníamos.

Si están interesados en aprender más sobre cómo ayudar a niños que están el cuidado temporal, Utah Foster Care llevara a cabo dos noches informativas a lo largo de Wasatch Front.

Details on our Facebook events page.

Los niños de nuestra comunidad hispana aquí en Utah siguen atravesando algunas de las mismas luchas que yo tuve al crecer. Los niños de nuestra comunidad a veces enfrentan una lucha aún más difícil cuando son colocados en hogares de cuidado temporal, ya que no pueden ser ubicados en un hogar hispano. A veces sienten que los que están en sus hogares temporales no se parecen a ellos, hablan como ellos o comen comidas como a las que están acostumbrados y, debido a esto, pueden sentir que no pertenecen, lo que hace que su trauma sea aún peor.

Necesitamos familias hispanas que puedan abrir sus corazones y su hogar para ayudar a los niños de nuestra comunidad que están en hogares temporales sentir que pertenecen. Necesitamos familias que puedan ayudar a estos niños a navegar a través de una sociedad en la que no siempre sienten que pertenecen.

Empieze Hoy

El entrenamiento para familias en español solo sucede unas veces al año… nuestro proximo entrenamiento empieza en octubre. Por favor, llama a Esmeralda para empezar hoy: (801) 783-4303